© 2017 Carlos Fonseca Fábregas - Todos los derechos reservados.
Historia de San Cugat del Vallés LOS PRIMEROS POBLADORES Los   testimonios   de   pobladores   más   antiguos   encontrados   en   San   Cugat   del   Vallés   corresponden   al   final   del   periodo   eneolítico, comprendido   aproximadamente   entre   los   años   2,000   y   1,500   ac.   Al   yacimiento   de   la   Cueva   de   la   Torre   Negra,   situada   a Collserola,    se    ha    encontrado    un    recinto    funerario    o    sepulcral    que    perteneció    a    este    periodo;    la    presencia    de    vasos campaniformes junto a entierros individuales y osamentas colectivas así lo corrobora. El   yacimiento   de   Can   Fatjó   de   los Aurons,   situado   al   límite   del   término   municipal   de   Santo   Cugat   con   Cerdanyola,   nos   sitúa   a la   edad   del   bronce,   con   restos   seguramente   relacionados   con   la   presencia   de   un   poblado   al   aire   libre,   que   data   con posterioridad   al   año   1,100   ac.   Los   restos   de   construcciones   de   silos   a   la   calle   Elisenda,   los   restos   de   cerámica   encontrados cerca   del   denominado   "Horno   ibérico",   junto   a   la   ermita   de   Santo   Adjutori,   o   a   las   proximidades   de   la   Torre   Negra   y   las   de Santa   Maria   de   Campanyà,   nos   hablan   de   la   presencia   de   la   cultura   ibérica   al   término   municipal.   Se   debe   datar   entre   el   siglo VI   ac   y   el   año   218   ac   y   enmarcar   demográficamente   en   el   grupo   iber   de   los   laietans.   Respeta   al   "Horno   ibérico",   todo   y   su denominación popular, no hay certeza absoluta sobre su datación. LOS ROMANOS En   el   año   218   ac   los   romanos   desembarcan   en   Ampurias   para   luchar   contra   Cartago   y   tras   un   periodo   de   progresivo establecimiento   y   enfrentamiento   entre   los   iberos,   los   vencieron   definitivamente   en   Ampurias   el   año   195   ac.   Esta   victoria representó   la   consolidación   del   dominio   de   Roma   sobre   el   territorio   catalán.   En   tiempo   del   Imperio   Romano   el   territorio   de San   Cugat   del   Vallés   era   cerca   de   una   de   las   vías   romanas   más   importantes,   la   Vía   Augusta,   que   -   procedente   de   Roma   - pasaba   por   Tarraco   y   se   adentraba   cabeza   al   sur   de   la   Península.   La   Vía Augusta   era   cruzada,   cerca   de   San   Cugat,   por   una   vía secundaria   que   unía   Egara   (Tarrasa)   con   Barcino   (Barcelona)   pasando   por   Collserola. Al   paso   de   esta   segunda   vía   se   construyo el   lugar   que   hoy   ocupa   el   Monasterio,   una   fortaleza   -   que   más   tarde   sería   conocida   como   Castrum   Octavianum   -   la   datación   de la   cual   se   sitúa,   a   raíz   de   las   últimas   excavaciones   arqueológicas   realizadas,   data   de   alrededor   del   siglo   IV.   Son   visibles   los restos   de   la   fortaleza   en   la   base   de   la   cabecera   del   templo   del   Monasterio.   Con   la   intención   de   constituir   un   punto   estratégico de   control   de   paso,   esta   fortaleza   podía   haber   sido   un   centro   de   protección   militar   de   la   villas   o   colonias   agrícolas   que   se encontraban   en   el   término   de   San   Cugat. Algunas   de   las   antiguas   masías   del   municipio   se   podían   haber   construido   sobre   estas villas   que   se   dedicaban   al   cultivo   del   aceite,   los   cereales   y   el   vino   y   a   la   crianza   del   ganado.   En   este   sentido   hace   falta remarcar   que   últimamente   se   ha   realizado   una   campaña   de   protección   arqueológicas   junto   a   Can   Cabassa,   las   cuales   han   dado como   resultado   la   aparición   de   restos   de   una   villa   romana   importante.   La   crisis   de   la   segunda   mitad   del   siglo   III   dc   que   sufre Roma   permitirá   la   invasión   de   los   pueblos   germánicos.   Los   primeros   ataques   a   tierras   catalanas   datan   del   270.   Poco   antes   del año   313   que   el   cristianismo   se   convirtiera   en   la   religión   oficial   del   imperio,   la   tradición   explica   que   en   la   fortaleza   romana   fue martirizado   Cucuphas   (Cugat),   un   africano   que   había   venido   a   Barcino   a   predicar   la   fe   cristiana.   Esta   circunstancia   hizo   que, con   el   paso   del   tiempo,   este   lugar   aconteciera   un   lugar   de   culto   y   veneración   cristiana.   En   el   siglo   V   ya   existía   una   pequeña iglesia para rendirle culto a las reliquias del santo, los restos de las cuales se pueden observar en el claustro del Monasterio. LOS VISIGODOS Con   la   invasión   masiva   de   los   pueblos   germánicos   en   el   siglo   V,   el   Imperio   Romano   de   Occidente   se   derrumbó   definitivamente. Las   tierras   catalanas   fueran   incorporadas   al   reino   visigodo   de   Tolosa,   primero,   y   al   de   Toledo,   más   tarde.   La   dominación visigoda   no   pesó   demasiada   en   las   costumbres   indígenas   ni   afectó   esencialmente   la   lengua   ni   la   composición   étnica.   Se acentuó   el   proceso   de   ruralitación   iniciado   los   últimos   años   del   Imperio   Romano   y   se   establecieran   las   bases   de   la   sociedad medieval. En San Cugat, probablemente, en el siglo VII ya existí una primera comunidad monástica. LA CONQUISTA MUSULMANA El   año   711   se   inició   la   conquista   musulmana   de   la   península   Ibérica:   al   cabo   de   seis   o   siete   años   llegaron   en   Cataluña   hasta   el año   725,   dominaban   todo   el   territorio   catalán.   La   iglesia   visigoda   de   San   Cugat   parece   que   fue   destruida   por   los   musulmanes en   el   año   717:   la   conquista   no   implicó   demasiados   cambios   a   la   población.   La   mayoría   de   las   ciudades   catalanas   se   sometió   a los   nuevos   conquistadores   por   evitar   la   destrucción   y   estos   establecieron   algunas   guarniciones   militares   y   sustituyeron   la nobleza visigoda en la recaudación de impuestos. Las autoridades locales se mantuvieron generalmente en el poder. EL DOMINIO FRANCO Los   francos   frenaron   los   musulmanes   en   el   Poitiers   en   el   año   732.   Esta   fecha   marca   el   inicio   de   la   expansión   franca   hacia   el sur.   Para   detener   a   las   razas   musulmanas,   Carlemany   opta   por   crear   un   territorio   fronterizo,   la   Marca.   Las   tropas   francas conquistarán   Barcelona   en   el   año   801.   Carlemany   firmará   la   paz   con   los   musulmanes   en   el   año   812,   estableciéndose   la frontera   en   la   línea   Montsec,   Cardener,   Llobregat.   Los   primeros   años   del   siglo   IX,   ya   habiéndose   ido   los   árabes,   se   reconstruyó el   antiguo   cenobio   de   San   Cugat   en   el   mismo   lugar   que   el   anterior.   Inicialmente,   la   abadía   estuvo   bajo   el   dominio   del   obispo de   Barcelona.   A   lo   largo   de   los   siglos   IX   y   X,   los   condes   catalanes   aunque   estuvieron   nombrados   por   los   francos,   se   fueron desatando de la monarquía carolingia, logrando la independencia a finales del siglo X. LA REPOBLACIÓN DEL PAÍS La   llanura   del   país,   tras   la   dominación   árabe   y   las   luchas   con   los   francos,   estaba   empobrecida   y   despoblada.   En   cambio,   las comarcas   pirenaicas,   poco   afectadas   por   las   guerras,   presentaban   una   mayor   prosperidad   y   una   densidad   de   población remarcables.   Los   condes   y   los   obispos   de   las   comarcas   pirenaicas,   con   el   mismo   interés   que   el   conde   de   Barcelona,   animaron los   campesinos   a   bajar   de   las   montañas   en   busca   de   tierras   para   cultivar   en   la   llanura.   Los   Monasterios   tuvieron   un   importante papel   en   la   colonización   del   país.   Recibieron   tierras   de   los   condes   y   centenares   de   donaciones   con   el   fin   de   establecer   familias en las nuevas tierras. El Monasterio de San Cugat extendió sus dominios en el siglo X, por las tierras del Penedés y Vallés. EL MONASTERIO, CENTRO DE PODER Y CULTURA En   el   año   985   la   abadía   de   San   Cugat   es   destruida   por   uno   de   los   saqueos   de   al-Mansur.   El   abad   Odó   reconstruye   el   cenobio con   unas   nuevas   dimensiones.   Consiguió   una   bula   papal   que   los   hacía   independientes   del   obispo   de   Barcelona,   obtuvo   la confirmación   de   todos   los   bienes   monacales   por   parte   de   los   reyes   francos   e   incrementó   los   dominios   y   la   riqueza   del Monasterio,   que   pasó   de   manantial   a   treinta   y   seis   monjes.   El   Monasterio   de   San   Cugat   era   en   el   siglo   XI,   uno   de   los   más importantes   en   la   colonización   de   las   tierras   y   uno   de   los   que   mayor   rendimiento   obtenía.   Era   un   centro   muy   importante   de poder   y   cultura.   Los   monjes   se   dedicaban   a   la   administración,   el   culto   y   el   estudio,   bajo   las   reglas   benedictinas.   La   biblioteca del   Monasterio   reunía   un   fondo   importante   de   manuscritos   jurídicos   que   forman   el   famoso   "Cartulari   de   Sant   Cugat".   Al   final del    siglo    XII,    los    dominios    del    Monasterio    se    habían    extendido    tanto    que    obligan    a    una    importante    reforma    de    la administración    interna.    Se    crean    cuatro    divisiones    -    Vallés,    Llobregat,    Penedés    y    Palau    -    por    tal    de    racionalizar    la administración   de   los   dominios   monacales.   Los   abades   provenían   de   la   nobleza,   y   el   mundo   político   y   eclesiástico   mantenía una   estrecha   vinculación.   En   estos   momentos,   Cataluña   vive   un   proceso   de   feudalización   debido   a   la   repoblación   de   la   nueva Cataluña   impulsada   por   la   confederación   catalanoaragonesa,   nacida   de   la   fusión,   en   el   siglo   XII,   del   condado   de   Barcelona   con el    reino    de   Aragón.    La    confederación    pone    en    marcha    las    bases    para    la    futura    expansión    militar    y    comercial    por    el Mediterráneo.   Las   condiciones   de   vida   de   los   campesinos   de   la   vieja   Cataluña   empeoran   enormemente.   Los   labradores   libres propietarios   de   la   tierra   son   convertidos   en   siervos   por   los   señores   feudales   por   tal   de   evitar   su   fuga   hacia   las   nuevas   tierras. Los abades de San Cugat se convierten en señores feudales. AMPLIACIÓN DE LA ABADÍA Y EL PRIMER NÚCLEO DE POBLACIÓN ESTABLE El   rendimiento   que   daban   las   nuevas   tierras   permitió   la   ampliación   de   la   abadía.   El   siglo   XIII   marcó   el   punto   culminante   de   la expansión   del   Monasterio.   Durante   esta   época   se   construyó   el   claustro   inferior   y   la   parte   románica   de   la   iglesia.   La   recta   del templo   se   levantó   a   lo   largo   de   los   siglos   XIII   y   XIV,   adoptándose   el   nuevo   estilo   de   la   época,   el   gótico.   También   a   finales   del siglo   XIV   se   amuralló   el   recinto   monástico,   se   procedió   a   la   edificación   del   palacio   abacial   y   se   hizo   el   retablo   de   Todos   los Santos.   No   es   hasta   el   siglo   XII   que   podemos   hablar   de   un   núcleo   permanente   de   población   a   San   Cugat.   Es   en   este   momento que,   alrededor   de   la   parroquia   de   Sant   Pere   de   Octaviá   (al   lugar   de   la   actual   plaza   del   Mercado   Viejo),   se   disponen   un conjunto   de   casas   que   seguían   el   camino   que   se   dirigía   al   Monasterio   (actual   calle   Mayor).   El   pueblo   se   encontraba,   por   lo tanto,   separado   del   recinto   monacal.   Es   en   este   siglo   que   la   villa   obtuvo   la   concesión   real   de   poder   celebrar   feria   y   un mercado   semanal.   Los   siglos   XIII   y   XIV   estarían   en   Cataluña   una   época   de   expansión:   política   (conquistas   peninsulares   y mediterráneas),   demográfica   y   comercial.   El   comercio   catalán   se   benefició   del   papel   de   intermediario   entre   el   mundo musulmán   y   el   europeo.   Las   ciudades   lograron   un   protagonismo   creciente   y   nació   una   nueva   clase   social,   la   burguesía,   que adquiere   un   protagonismo   importante   en   las   nuevas   instituciones:   las   Cortes   y   los   órganos   de   gobierno   municipal.   El   pactismo aparece como un nuevo sistema de gobierno y se basa en un acuerdo entre la monarquía y los grupos que formaban las Cortes. LA CRISIS BAIXMEDIEVAL A   mediados   del   siglo   XIV,   el   equilibrio   población-recursos   en   Cataluña   se   rompió   por   varios   motivos.   El   país   entró   en   una   fuerte crisis   demográfica,   económica   y   política.   El   campo   era   incapaz   de   asegurar   la   subsistencia   de   los   labradores   que   emigraron hacia   las   ciudades;   aparecen   varias   epidemias   de   peste   y   la   burguesía   es   incapaz   de   competir   comercialmente   con   las ciudades   italianas   en   el   Mediterráneo.   La   crisis   desembocó   en   una   guerra   civil   (1462-1472)   que   representó   una   derrota   para   el país   de   la   cual   no   se   recuperará,   y   muy   lentamente,   hasta   el   siglo   XVIII.   La   guerra   civil   enfrentó   la   monarquía   y   las   clases populares   a   la   oligarquía   feudal   y   la   burguesía.   El   Monasterio   se   pone   al   bando   contrario   al   rey.   El   año   1471   las   fuerzas   reales se   apoderan   de   San   Cugat   y   el   rey   Joan   II   se   alojó   en   el   Monasterio.   La   abadía   pierdo   su   autonomía:   a   partir   de   ahora   los abades   serán   socios   y,   a   menudo,   no   vivirán   ni   en   la   abadía.   Pese   a   que   el   rey   jura   a   las   Constituciones   Catalanas,   la   guerra agravó la crisis con una fuerte caída de la producción, el comercio y la población. PERIODO DE LEVE ENDEREZAMIENTO El   año   1479,   con   Fernando   II,   la   Corona   de   Aragón   y   Castilla   se   unieron   dinásticamente.   Se   inicia   una   política   destinada   al restablecimiento   del   orden   social   que   implicará   un   lento   y   leve   proceso   de   enderezamiento   del   país.   Pero   Cataluña   será   sólo, durante   los   siglos   XVI   y   XVII,   una   pequeña   parte   de   un   gran   imperio   y   restará   al   margen   de   los   grandes   acontecimientos.   El campo   mejora   aun   de   la   sentencia   de   Guadalupe   (1486),   que   terminara   la   situación   de   esclavitud   en   qué   vivían   los   labradores de   emancipación.   Estos   conseguirán   la   libertad   y   la   posibilidad   del   dominio   útil   de   la   tierra.   La   estabilidad   del   siglo   XVI permitirá   un   cierto   dinamismo   de   los   gremios   y   el   comercio   en   la   ciudad.   Este   enderezamiento   del   siglo   XVI   se   notará   en   San Cugat.   Se   inició   el   desarrollo   del   casco   urbano   y   aparecen   nuevos   arrabales   siguiendo   el   caminos   de   Sabadell   y   Terrassa.   Son de   esta   época   algunas   casas   aun   en   pie   San   Santo   Domènec   (Can   Matas).   El   Monasterio   también   se   amplía   en   este   momento: se   hacen   las   galerías   superiores   del   claustro,   se   finaliza   el   campanario   y   se   pinta   el   retablo   de   Aine   Bru.   La   comunidad monástica,   siguiendo   la   tendencia   general   en   los   estamentos   oficiales   del   país,   inicia   un   proceso   de   castellanización.   El   año 1585, el rey Felipe II de Castilla visitó el Monasterio. LA GUERRA DE LOS SEGADORS La   crisis   del   siglo   XVII   de   la   monarquía   hispánica   afectó   gravemente   el   Principado.   Los   impuestos   que   pedían   los   monarcas españoles   por   mantener   su   política   militar   provocaron   el   deterioro   de   las   relaciones   entre   la   Generalitat   y   la   monarquía española.   Las   cosas   se   agravaron   cuando   España   entró   en   guerra   con   Francia   y   los   campesinos   catalanes   tuvieron   que   alojar las   tropas.   En   Barcelona   estalló   la   revuelta:   es   el   llamado   Corpus   de   Sangre.   La   Generalitat   se   pone   al   lado   de   los   sublevados y   pacta   con   Francia   echar   de   Cataluña   a   las   tropas   españolas.   Pero   el   alojamiento   de   las   tropas   francesas   trajo   el   mismo problema   que   se   había   originado   con   las   españolas.   La   Guerra   de   los   Segadors   (1641-1652)   acabó   con   el   Tratado   de   los   Pirineo (1659).   Cataluña   se   ve   mutilada   con   la   pérdida   del   Rosselló,   que   pasó   a   depender   de   Francia.   Felipe   IV   concede   la   amnistía general   y   se   garantiza   la   continuidad   del   autogobierno   de   Cataluña.   Las   revueltas   populares,   sin   embargo,   se   suceden,   y   la Generalitat se pone al lado del virrey español. Se hace evidente la ruptura de las estructuras señoriales de poder. LA GUERRA DE SUCESIÓN La   burguesía   y   la   baja   nobleza   catalanas   apostarán   por   el   archiduque   Carlos,   enfrente   de   Felipe   V,   en   la   guerra   por   la   sucesión a   la   corona   española.   La   razón   para   dar   apoyo   al   candidato   se   basaba   en   el   hecho   de   que   se   sospechaba,   y   de   hecho   se demostró   más   tarde,   que   Felipe   V   era   partidario   del   centralismo   político   y   no   respetaría   las   instituciones   catalanas.   Las   tropas del   Borbón   asediaron   Barcelona,   que   cayó   el   11   de   septiembre   de   1714.   El   Decreto   de   Nueva   Planta   abolía   la   Generalitat,   la institución   que   durante   siglos   había   regido   el   país. A   San   Cugat   el   abad,   partidario   de   Felipe   V,   se   retiró   en   Castilla.   La   abadía hospedó   a   las   tropas   españolas:   las   de   caballería   al   claustro   inferior;   las   de   infantería,   al   superior,   y   los   generales   al   palacio abacial. El Monasterio resultó fuerza afectado por esta estancia. RECUPERACIÓN ECONÓMICA Paradójicamente,   a   pesar   de   perder   las   instituciones   propias   de   Cataluña,   durante   el   siglo   XVIII   se   asistirá   a   la   finalización   de la   decadencia   socioeconómica   que   sufría   desde   la   época   baixmedieval.   Este   hecho   se   debe,   sobre   todo,   al   progreso   que experimentó   la   agricultura   (roturación   de   las   nuevas   tierras,   especialización   y   comercialización   de   la   producción). También,   al fin   de   este   siglo,   ya   se   puede   hablar   de   una   incipiente   revolución   industrial,   basada   en   el   textil   (estampación   de   telas   y algodón).   Esta   prosperidad   también   llegó   a   San   Cugat.   Iniciará   el   siglo   XVIII   con   400   habitantes   y   lo   acabará   con   1000.   El   abad Gaiolà   hizo   canalizar   el   agua   de   la   fuente   del   Monasterio   hasta   el   actual   plaza   de   Octaviano   con   el   fin   de   proveer   de   agua   el pueblo   e   implantó   una   manufactura   del   tejido.   Al   Monasterio   se   hicieron   las   últimas   obras   importantes   como   la   construcción de un nuevo palacio abacial. LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN Y LA GUERRA DE LOS FRANCESES Desde   finales   del   siglo   XVIII   el   mundo   occidental   pasó   una   etapa   de   importantes   cambios   en   el   orden   político,   social   y económico,   conocida   con   el   nombre   de   Crisis   del   Antiguo   Régimen.   En   Cataluña   el   impacto   de   la   Revolución   Francesa   llegó con   la   Guerra   de   los   Franceses   (1808-1814).   Esta   guerra   y   la   independencia   de   las   colonias   americanas   aplazaran   la   revolución industrial   que   parecía   inminente.   Raíz   la   alianza   franco-española,   el   país   restó   ocupado   por   las   tropas   francesas.   Este   hecho provocó   levantamientos   populares,   no   sólo   contra   los   invasores,   sino   también   contra   las   autoridades   y,   en   definitiva,   contra   el Antiguo    Régimen.    Los    franceses,    igual    que    habían    hecho    durante    la    revolución,    decretaron    la    supresión    de    todos    los conventos.   El   monasterio,   y   el   mismo   pueblo   de   San   Cugat,   fue   saqueado   por   las   tropas   napoleónicas.   El   octubre   de   1808   tuvo lugar   una   batalla   alrededor   de   la   ermita   de   San   Domènec.   Se   reunieron   3000   hombres   con   caballos   y   piezas   de   artillería   que derrotaron   a   4000   franceses.   El   monasterio   ayudó   económicamente   a   financiar   la   guerra   contra   los   franceses   y   su   situación   se hizo muy precaria. LIBERALES Y ABSOLUTISTES. LAS GUERRAS CARLINES. LA DESAMORTIZACIÓN A   los   estragos   producidos   por   la   Guerra   de   los   Franceses,   se   añadieron   las   luchas   entre   liberales   y   absolutistas   que   más   tarde se   traducirían   en   las   guerras   carlines,   que,   si   bien   tenían   como   factor   desencadenante   una   cuestión   dinástica,   exudaban   el conflicto   ideológico   de   base:   partidarios   y   detractores   del   Antiguo   Régimen.   Durante   el   intervalo   del   Trienio   liberal   (1820- 1823),   primero   ,   y   la   desamortización   de   Mendizàbal   (1835)   después,   la   iglesia   perdió   buena   parte   de   sus   bienes.   El   año   1835, en   una   etapa   de   gobierno   de   orientación   liberal,   Mendizàbal   decretó   la   confiscación   de   bienes   de   todas   las   comunidades eclesiásticas,   suprimidas   con   una   triple   finalidad:   disminuir   la   deuda   pública,   armar   un   ejército   contra   los   Carlistas   y favorecer   a   los   propietarios   liberales.   La   Constitución   de   1837   y   las   leyes   de   Mendizàbal   representaron   el   fin   definitivo   del Antiguo Régimen en Cataluña y el final de muchos monasterios, entre ellos, el de San Cugat. EL FIN DEL MONASTERIO DE SAN CUGAT El   26   de   julio   de   1835,   después   de   que   llegaran   noticias   de   la   quema   de   conventos   en   Barcelona,   el   monasterio   de   San   Cugat fue   asaltado   y   saqueado.   Se   quemaran   muchos   documentos   con   el   fin   de   hacer   desaparecer   los   contratos   o   censos   que   ataban los   labradores   a   la   abadía.   Con   la   expoliación,   algunas   dependencias,   como   las   casas   de   los   monjes,   desaparecieron   por siempre   jamás.   Los   objetos   de   culto   que   no   habían   sido   robados   o   destruidos   fueron   recuperados   por   el   obispado   de Barcelona.   Poco   tiempo   después,   con   la   ley   de   desamortización,   se   liquidaban   los   bienes   del   monasterio. A   partir   de   entonces, el   edificio   el   recinto   monacal   se   destinó   a   usos   civiles   municipales   y   el   templo   pasó   a   ser   la   iglesia   parroquial   del   pueblo.   La mayoría de las tierras del municipio, pertenecientes a la abadía, pasaron a manos de los labradores que las trabajaban. EXPLENDOR Y CRISIS DE LA AGRICULTURA DURANTE EL SIGLO XIX. LA PLAGA DE LA HILO•LOXERA A   lo   largo   del   siglo   XIX   San   Cugat   se   transformó.   El   cultivo   de   la   viña   sustituyó   progresivamente   el   de   cereales;   se   abandonó   la estepa   y   se   incrementó   la   superficie   cultivada   plantándose   viña   incluso   al   interior   del   bosque   de   Collserola.   La   especialización del   cultivo   de   la   viña   comportó   la   diversificación   de   las   actividades   artesanales   y   de   comercio.   La   transformación   del   campo representó   un   incremento   de   la   población.   El   año   1820   San   Cugat   tenía   800   habitantes,   el   1877   tenía   2,550.   Esta   prosperidad hace   que   a   finales   del   siglo   se   construyan   carreteras,   se   incremente   la   construcción,   se   pongan   fuentes   a   las   calles   y   que llegue   el   alumbrado   público.   Pero   si   de   la   viña   vino   una   abundancia   relativa,   también   en   vano   vino   la   desgracia.   El   1887   llega A   San   Cugat   la   plaga   de   la   hilo•loxera   que   significó   la   ruina   para   muchos   labradores   del   término   y   una   fuerte   crisis   económica por   el   municipio   en   general.   Tras   la   plaga,   se   replantaron   las   viñas   con   nuevas   cepas   americanas,   se   produjo   una   crisis   de sobreproducción   al   mercado   vinícola   que   comportó   una   fuerte   bajada   de   los   precios   y   el   abandono   de   los   cultivos   menos rentables.   La   industria   al   municipio   no   fue   demasiado   relevante   durante   el   siglo   XIX.   Las   fábricas   necesitaban   grandes caudales de agua y, además San Cugat estaba aislado detrás la sierra de Collserola. LA MEJORA DE LAS COMUNICACIONES: LA RABASSADA Y LA LLEGADA DEL TREN Con   la   construcción   de   la   carretera   de   Gracia   en   Manresa,   en   el   año   1877   (el   tramo   entre   Barcelona   y   San   Cugat   recibió   el nombre   de   la   Rabassada),   se   inició   el   gran   cambio   del   municipio.   La   carretera   era   muy   necesaria   por   los   “santcugatenses”   por tal   de   transportar   sus   productos   (vino   y   leña   principalmente)   a   la   Plaza   de   Barcelona.   La   carretera   significó   un   acercamiento   a Barcelona   que   se   traduce   en   un   interés   creciente   de   los   barceloneses   por   San   Cugat   como   lugar   de   paseo   y   veraneo.   Se establecieron   en   esta   época   las   primeras   colonias   de   veraneantes,   como   lo   demuestran   las   magnificas   torres   modernistas   en   el lado   sur,   a   ambos   lados   de   la   carretera.   El   año   1917   llega   el   tren   a   San   Cugat.   El   hecho,   calificado   de   histórico   en   su   época, comportó   el   arranque   económico   definitivo   del   municipio   y   el   comienzo   del   papel   receptor   de   población   urbana.   Con   el   tren llegaran   las   urbanizaciones   para   veraneantes,   siguiendo   la   línea   del   ferrocarril:   las   Llanuras,   la   Floresta,   Valldoreix   y   Mirasol. Los   promotores   de   la   línea   ferroviaria,   de   origen   británico,   construyeron   una   estación   en   San   Cugat,   el   primer   campo   de   golf de   Catalunya   (inaugurado   el   año   1914).   Siguiendo   el   modelo   de   cooperativismo   que   arraigó   a   todo   el   país,   los   labradores   de San   Cugat   se   reorganizan   creando   la   Cooperativa   Vinícola,   en   el   año   1921,   la   sede   de   la   cual   fue   diseñada   por   el   arquitecto Cèsar Martinell (la sala con arcos parabólicos, de influencia modernista, han quedado como testigo de esta época). LA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL Cataluña   vivirá   fuertes   convulsiones   políticas   y   sociales   durante   casi   toda   la   primera   mitad   del   siglo   XX.   Nuestro   país   es   la única   zona   del   Estado   dónde   ha   habido,   a   lo   largo   del   siglo   XIX,   la   revolución   industrial,   con   todos   los   cambios   estructurales que   este   hecho   conlleva.   La   política   de   Madrid   cada   vez   queda   más   lejos   de   la   realidad   catalana.   El   nuevo   siglo   vendrá marcado   en   España   por   la   pérdida   de   las   colonias.   La   crisis   del   98   se   arrastrará   durante   años   y   desembocará   en   la   dictadura de   Primo   de   Rivera   (1923-1930).   La   descomposición   del   régimen   de   la   Restauración   y   la   aparición   de   nuevas   fuerzas   políticas   y sociales,   como   los   grandes   sindicatos   obreros   CNT   y   UGT   y   la   Unión   de   Rabassaires,   producen   el   derrumbamiento   del   sistema. La   nueva   correlación   de   fuerzas   provocó   la   caída   de   la   monarquía   y   la   proclamación   de   la   República   el   año   1931. A   San   Cugat, como   el   resto   de   poblaciones,   durante   los   años   de   la   República   hubo   una   intensa   vida   asociativa   y   gran   actividad   política, caracterizada   por   un   pluripartidismo   rico,   un   movimiento   obrero   organizado   y   un   peso   importante   del   catalanismo.   Una muestra   de   esta   efervescencia   se   dio   el   año   1932:   aquel   año   el   Presidente   Macià   inauguró   las   Escuelas   Nuevas   (actual   Joan Maragall)   y   se   abrió   la   primera   biblioteca   pública.   Los   años   30   fueron   años   de   convulsiones   políticas   y   económicas,   en   el   año 1935   la   izquierda   triunfó   en   Catalunya   y   a   todo   el   estado.   Bien   pronto   la   derecha   y   el   ejercido   conspiraron   contra   el   gobierno. En   este   ambiente   enrarecido   el   año   después,   la   fracasada   sublevación   del   ejercido   de   África   trajo   a   la   guerra   civil.   Los primeros   momentos   de   la   guerra   civil   a   San   Cugat   trajeron   detenciones   y   algunos   asesinatos.   La   ciudad   no   fue   nunca bombardeada,   aun   cuando   el   gobierno   republicano   había   instalado   el   primer   campamento   de   instrucción   pre-militar   en Cataluña   (a   la   zona   del   Golfo).   San   Cugat,   como   muchos   pueblos,   cambió   de   nombre   y   pasó   a   llamarse   Pinos   del   Vallés.   Se   van a   colectivizar   las   tierras   y   muchos   oficios   como   los   carpinteros,   albañiles   o   barberos.   La   población   se   multiplicó   con   la   llegada de   muchos   barceloneses   que   huían   de   los   bombardeos   y   las   detenciones.   El   octubre   del   1938   Juan   Negrín   celebró   en   el monasterio   las   últimas   Cortes   del   gobierno   republicano.   En   el   mes   de   enero   de   1939   el   ejercido   nacional   entró   a   San   Cugat, camino de Barcelona. LA POSGUERRA Y EL FRANQUISMO De   1939   a   1959,   los   años   de   la   posguerra   fueron   tiempo   de   penuria   y   represión. A   San   Cugat   al   poco   de   la   presa   de   la   ciudad empezó   una   etapa   de   control   administrativo,   de   persecución   política   y   de   castellanización   sistemática   de   la   vida   municipal. La   política   autónoma   y   dictatorial   del   régimen   favoreció   la   corrupción   y   el   enriquecimiento   de   un   pequeño   sector   de   la población   gracias   a   la   estraperlo.   El   año   1958   se   hizo   una   nueva   ordenación   administrativa   de   San   Cugat:   la   ciudad   se   dividió en   cuatro   distritos,   dos   al   casco   urbano,   Mirasol   y   las   Planes   de   la   Floresta.   Valldoreix   aconteció   Entidad   Local   Menor.   En   los años   60   los   "Planes   de   desarrollo"   comportaron   la   apertura   y   el   inicio   del   lento   cambio   de   régimen:   fueron   años   de   inversión extranjera,   industrialización,   inmigración   y   boom   turístico.   A   San   Cugat,   el   impacto   de   esta   época   fue   desigual.   La   ciudad dejaba   de   ser   centro   de   veraneo   a   favor   de   los   nuevos   pueblos   de   la   costa.   Por   el   contrario,   recibió   nuevos   inmigrantes   que venían   a   trabajar   en   las   nuevas   industrias   que   se   iban   a   instalar   al   término   municipal,   principalmente   textiles   y   metalúrgicas: Otexa,   Fundiciones,   Nolla   y   Condiesel,   la   más   importante.   La   inauguración   de   la A-7   favoreció   la   implantación   de   empresas   de alcance   metropolitano,   pese   a   que   la   ciudad   no   logró   la   importancia   industrial   de   otras   ciudades   vecinas.   La   agricultura retrocedió a favor de la industria y la construcción. DE LA CRISIS DEL FRANQUISMO A LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA Tras   unos   años   de   progreso   empezaron   una   década   de   crisis   mundial   (la   del   petróleo).   en   España   la   crisis   económica   mundial coincidió   con   la   recta   final   del   franquismo   y   aceleró   su   descomposición   política.   En   cualquier   parte   del   estado   la   oposición crecía   con   fuerza. A   San   Cugat   las   primeras   luchas   sindicales   estallaron   con   los   despidos   a   la   fábrica   Condiesel,   y   las   primeras luchas   políticas   llegaron   en   el   año   1973   con   la   reunión   a   la   ciudad,   el   día   1   de   mayo,   de   10,000   personas   convocadas   por   la Asamblea   de   Cataluña.   El   año   1975,   en   llena   crisis   política   y   social,   moría   Franco   y   empezaba   la   etapa   de   transición   hacia   la democracia. Al   morir   Franco   y   renunciar   al   cargo   el   alcalde,   Josep   Barnils,   el   gobernador   Civil   nombró   Francesc   Llatjós   como máxima   autoridad   municipal.   El   año   1977   San   Cugat   logra   la   categoría   de   ciudad   y   el   año   1979   los   santcugatenses   escogieron su   primer   alcalde   democrático   desde   la   segunda   República,   al   socialista   Ángel   Casas.   Con   la   democratización   del   gobierno municipal   se   iniciaba   la   reorientación   de   San   Cugat,   una   ciudad   bastante   desindustrializada   y   con   una   significativa   tasa   de paro   debido   a   la   crisis   económica. A   partir   de   este   momento,   se   instalaron   en   San   Cugat   empresas   como   la   Sharp   y   los   estudios de TVE, años antes lo había hecho la empresa Catalana Occidente. SAN CUGAT, CIUDAD LÍDER EN CATALUÑA Tras   ocho   años   de   ayuntamientos   socialistas,   en   el   año   1987   el   partido   más   votado   a   las   elecciones   municipales   fue   CIU,   y Joan   Aymerich   fue   alcalde   de   la   ciudad.   San   Cugat   estaba   en   pleno   auge   demográfico   y   hacía   falta   dotarla   de   nuevas infraestructuras   por   mejorar   el   nivel   de   vida   de   sus   habitantes.   En   los   últimos   años   se   ha   programado   un   gran   crecimiento urbanístico,   con   la   urbanización   de   nuevos   sectores   (Coll   Favà, Tuesto   Blanca,   Can   Magí,   Parque   Central,   Can   Gatxet,   zona   del Archivo    Nacional    de    Catalunya...)    y    la    creación    de    nuevos    parques    y    zonas    verdes    (Parque    Central,    el    Parque    de    la Pollancreda,   Coll   Favà,...).   Se   han   mejorado   las   comunicaciones   a   partir   del   nuevo   eje   viario   de   los   túneles   de   Vallvidrera, obra   básica   y   motor   de   la   actividad   urbanística   y   de   negocios.   En   torno   a   la   ciudad   se   han   establecido   diferentes   parques   de actividades   económicas,   como   Can   Sant   Joan   (dónde   también   está   ubicado   el   primer   campo   de   golfo   público   de   Catalunya), Can   Marcet   y   el   Augusta   Business   Park,   y   se   han   llevado   a   término   importantes   obras   para   ir   dotando   a   la   ciudad   de   la   red viaria   necesaria   por   mantener   su   ritmo   de   crecimiento.   San   Cugat   ha   crecido   vigilante   de   no   perder   su   identidad,   sobre   todo ante   el   poder   de   Barcelona,   e   integrando   los   habitantes   a   la   vida   ciudadana   con   una   gran   potenciación   de   las   tradiciones locales   propias,   con   la   potenciación   de   la   participación   a   través   de   los   consejos   de   distritos   y   con   la   mejora   de   su infraestructura,   sobre   todo   de   ocio   y   cultura   alrededor   del   Centro   Cultural.   Hace   falta   destacar,   también,   la   construcción   en San   Cugat   de   equipamientos   culturales   y   empresas   de   ámbito   supramunicipal   como   por   ejemplo   el   Archivo   Nacional   de Cataluña,   el   Centro   de   Alto   Rendimiento   Deportivo,   el   Centro   de   Restauración   de   Bienes   Amueblas   de   la   Generalitat,   la   sede corporativa   del   Deustche   Bank   y   la   empresa   Boehringer   Ingelheim,   entre   otros. Además,   cada   vez   más   instituciones   dedicadas a   la   enseñanza   de   todos   niveles,   escogen   San   Cugat   para   instalar   sus   centros:   Escuela   Japonesa,   Escuelas   universitarias Gimbernat,   la   Universidad   Internacional   de   Cataluña,   ESADE,   Escuela   Técnica   Superior   de Arquitectura   del   Vallés,...   Desde   el año   1999,   el   alcalde   de   la   ciudad   es   el   Sr.   Lluís   Recoder   y   Miralles   (CIU)   y   las   prioridades   del   gobierno   municipal   van encaminadas   a   mejorar   la   calidad   de   vida   y   conseguir   para   San   Cugat   los   equipamientos   necesarios   por   afrontar   el   hecho   de que San Cugat es una de las ciudades de Cataluña que más han crecido los últimos años. Texto del libro "El meu llibre de Sant Cugat", de Jaume Busquets i Fábregas. San Cugat del Vallés, 1995 (Actualización de datos realizada por Gemma Foj, jefe de la Oficina de Atención Ciudadana). Traducción de Carlos Fonseca Fábregas - 03 de Diciembre del 2006
Carlos Fonseca Fábregas -  Mi sitio Web  -
Diseño descargado desde
plantillas web gratis
.
© 2017 Carlos Fonseca Fábregas. Todos los derechos reservados
Historia de San Cugat del Vallés LOS PRIMEROS POBLADORES Los      testimonios      de      pobladores      más      antiguos encontrados   en   San   Cugat   del   Vallés   corresponden   al final       del       periodo       eneolítico,       comprendido aproximadamente   entre   los   años   2,000   y   1,500   ac.   Al yacimiento   de   la   Cueva   de   la   Torre   Negra,   situada   a Collserola,   se   ha   encontrado   un   recinto   funerario   o sepulcral   que   perteneció   a   este   periodo;   la   presencia de   vasos   campaniformes   junto   a   entierros   individuales y osamentas colectivas así lo corrobora. El   yacimiento   de   Can   Fatjó   de   los   Aurons,   situado   al límite    del    término    municipal    de    Santo    Cugat    con Cerdanyola,   nos   sitúa   a   la   edad   del   bronce,   con   restos seguramente    relacionados    con    la    presencia    de    un poblado   al   aire   libre,   que   data   con   posterioridad   al año   1,100   ac.   Los   restos   de   construcciones   de   silos   a la   calle   Elisenda,   los   restos   de   cerámica   encontrados cerca    del    denominado    "Horno    ibérico",    junto    a    la ermita   de   Santo   Adjutori,   o   a   las   proximidades   de   la Torre   Negra   y   las   de   Santa   Maria   de   Campanyà,   nos hablan   de   la   presencia   de   la   cultura   ibérica   al   término municipal.   Se   debe   datar   entre   el   siglo   VI   ac   y   el   año 218   ac   y   enmarcar   demográficamente   en   el   grupo   iber de   los   laietans.   Respeta   al   "Horno   ibérico",   todo   y   su denominación   popular,   no   hay   certeza   absoluta   sobre su datación. LOS ROMANOS En    el    año    218    ac    los    romanos    desembarcan    en Ampurias   para   luchar   contra   Cartago   y   tras   un   periodo de   progresivo   establecimiento   y   enfrentamiento   entre los   iberos,   los   vencieron   definitivamente   en   Ampurias el     año     195     ac.     Esta     victoria     representó     la consolidación   del   dominio   de   Roma   sobre   el   territorio catalán.   En   tiempo   del   Imperio   Romano   el   territorio de   San   Cugat   del   Vallés   era   cerca   de   una   de   las   vías romanas    más    importantes,    la    Vía    Augusta,    que    - procedente    de    Roma    -    pasaba    por    Tarraco    y    se adentraba    cabeza    al    sur    de    la    Península.    La    Vía Augusta   era   cruzada,   cerca   de   San   Cugat,   por   una   vía secundaria    que    unía    Egara    (Tarrasa)    con    Barcino (Barcelona)   pasando   por   Collserola.   Al   paso   de   esta segunda   vía   se   construyo   el   lugar   que   hoy   ocupa   el Monasterio,    una    fortaleza    -    que    más    tarde    sería conocida   como   Castrum   Octavianum   -   la   datación   de la   cual   se   sitúa,   a   raíz   de   las   últimas   excavaciones arqueológicas   realizadas,   data   de   alrededor   del   siglo IV.   Son   visibles   los   restos   de   la   fortaleza   en   la   base   de la    cabecera    del    templo    del    Monasterio.    Con    la intención    de    constituir    un    punto    estratégico    de control   de   paso,   esta   fortaleza   podía   haber   sido   un centro   de   protección   militar   de   la   villas   o   colonias agrícolas   que   se   encontraban   en   el   término   de   San Cugat. Algunas   de   las   antiguas   masías   del   municipio   se podían    haber    construido    sobre    estas    villas    que    se dedicaban   al   cultivo   del   aceite,   los   cereales   y   el   vino y   a   la   crianza   del   ganado.   En   este   sentido   hace   falta remarcar    que    últimamente    se    ha    realizado    una campaña    de    protección    arqueológicas    junto    a    Can Cabassa,    las    cuales    han    dado    como    resultado    la aparición   de   restos   de   una   villa   romana   importante. La   crisis   de   la   segunda   mitad   del   siglo   III   dc   que   sufre Roma   permitirá   la   invasión   de   los   pueblos   germánicos. Los   primeros   ataques   a   tierras   catalanas   datan   del 270.   Poco   antes   del   año   313   que   el   cristianismo   se convirtiera    en    la    religión    oficial    del    imperio,    la tradición    explica    que    en    la    fortaleza    romana    fue martirizado   Cucuphas   (Cugat),   un   africano   que   había venido    a    Barcino    a    predicar    la    fe    cristiana.    Esta circunstancia   hizo   que,   con   el   paso   del   tiempo,   este lugar    aconteciera    un    lugar    de    culto    y    veneración cristiana.   En   el   siglo   V   ya   existía   una   pequeña   iglesia para   rendirle   culto   a   las   reliquias   del   santo,   los   restos de   las   cuales   se   pueden   observar   en   el   claustro   del Monasterio. LOS VISIGODOS Con   la   invasión   masiva   de   los   pueblos   germánicos   en el    siglo    V,    el    Imperio    Romano    de    Occidente    se derrumbó     definitivamente.     Las     tierras     catalanas fueran    incorporadas    al    reino    visigodo    de    Tolosa, primero,   y   al   de   Toledo,   más   tarde.   La   dominación visigoda     no     pesó     demasiada     en     las     costumbres indígenas    ni    afectó    esencialmente    la    lengua    ni    la composición     étnica.     Se     acentuó     el     proceso     de ruralitación    iniciado    los    últimos    años    del    Imperio Romano   y   se   establecieran   las   bases   de   la   sociedad medieval.   En   San   Cugat,   probablemente,   en   el   siglo VII ya existí una primera comunidad monástica. LA CONQUISTA MUSULMANA El   año   711   se   inició   la   conquista   musulmana   de   la península   Ibérica:   al   cabo   de   seis   o   siete   años   llegaron en    Cataluña    hasta    el    año    725,    dominaban    todo    el territorio   catalán.   La   iglesia   visigoda   de   San   Cugat parece   que   fue   destruida   por   los   musulmanes   en   el año   717:   la   conquista   no   implicó   demasiados   cambios a   la   población.   La   mayoría   de   las   ciudades   catalanas se   sometió   a   los   nuevos   conquistadores   por   evitar   la destrucción   y   estos   establecieron   algunas   guarniciones militares    y    sustituyeron    la    nobleza    visigoda    en    la recaudación   de   impuestos.   Las   autoridades   locales   se mantuvieron generalmente en el poder. EL DOMINIO FRANCO Los   francos   frenaron   los   musulmanes   en   el   Poitiers   en el   año   732.   Esta   fecha   marca   el   inicio   de   la   expansión franca     hacia     el     sur.     Para     detener     a     las     razas musulmanas,   Carlemany   opta   por   crear   un   territorio fronterizo,   la   Marca.   Las   tropas   francas   conquistarán Barcelona   en   el   año   801.   Carlemany   firmará   la   paz con   los   musulmanes   en   el   año   812,   estableciéndose   la frontera   en   la   línea   Montsec,   Cardener,   Llobregat.   Los primeros    años    del    siglo    IX,    ya    habiéndose    ido    los árabes,    se    reconstruyó    el    antiguo    cenobio    de    San Cugat   en   el   mismo   lugar   que   el   anterior.   Inicialmente, la    abadía    estuvo    bajo    el    dominio    del    obispo    de Barcelona.   A   lo   largo   de   los   siglos   IX   y   X,   los   condes catalanes     aunque     estuvieron     nombrados     por     los francos,     se     fueron     desatando     de     la     monarquía carolingia,    logrando    la    independencia    a    finales    del siglo X. LA REPOBLACIÓN DEL PAÍS La   llanura   del   país,   tras   la   dominación   árabe   y   las luchas     con     los     francos,     estaba     empobrecida     y despoblada.   En   cambio,   las   comarcas   pirenaicas,   poco afectadas    por    las    guerras,    presentaban    una    mayor prosperidad   y   una   densidad   de   población   remarcables. Los   condes   y   los   obispos   de   las   comarcas   pirenaicas, con    el    mismo    interés    que    el    conde    de    Barcelona, animaron   los   campesinos   a   bajar   de   las   montañas   en busca    de    tierras    para    cultivar    en    la    llanura.    Los Monasterios    tuvieron    un    importante    papel    en    la colonización   del   país.   Recibieron   tierras   de   los   condes y   centenares   de   donaciones   con   el   fin   de   establecer familias   en   las   nuevas   tierras.   El   Monasterio   de   San Cugat   extendió   sus   dominios   en   el   siglo   X,   por   las tierras del Penedés y Vallés. EL MONASTERIO, CENTRO DE PODER Y CULTURA En   el   año   985   la   abadía   de   San   Cugat   es   destruida   por uno    de    los    saqueos    de    al-Mansur.    El    abad    Odó reconstruye   el   cenobio   con   unas   nuevas   dimensiones. Consiguió   una   bula   papal   que   los   hacía   independientes del   obispo   de   Barcelona,   obtuvo   la   confirmación   de todos   los   bienes   monacales   por   parte   de   los   reyes francos   e   incrementó   los   dominios   y   la   riqueza   del Monasterio,   que   pasó   de   manantial   a   treinta   y   seis monjes.   El   Monasterio   de   San   Cugat   era   en   el   siglo   XI, uno   de   los   más   importantes   en   la   colonización   de   las tierras   y   uno   de   los   que   mayor   rendimiento   obtenía. Era   un   centro   muy   importante   de   poder   y   cultura.   Los monjes   se   dedicaban   a   la   administración,   el   culto   y   el estudio,   bajo   las   reglas   benedictinas.   La   biblioteca   del Monasterio      reunía      un      fondo      importante      de manuscritos   jurídicos   que   forman   el   famoso   "Cartulari de   Sant   Cugat".   Al   final   del   siglo   XII,   los   dominios   del Monasterio   se   habían   extendido   tanto   que   obligan   a una   importante   reforma   de   la   administración   interna. Se   crean   cuatro   divisiones   -   Vallés,   Llobregat,   Penedés y   Palau   -   por   tal   de   racionalizar   la   administración   de los   dominios   monacales.   Los   abades   provenían   de   la nobleza,   y   el   mundo   político   y   eclesiástico   mantenía una     estrecha     vinculación.     En     estos     momentos, Cataluña   vive   un   proceso   de   feudalización   debido   a   la repoblación   de   la   nueva   Cataluña   impulsada   por   la confederación   catalanoaragonesa,   nacida   de   la   fusión, en   el   siglo   XII,   del   condado   de   Barcelona   con   el   reino de Aragón.   La   confederación   pone   en   marcha   las   bases para   la   futura   expansión   militar   y   comercial   por   el Mediterráneo.     Las     condiciones     de     vida     de     los campesinos      de      la      vieja      Cataluña      empeoran enormemente.   Los   labradores   libres   propietarios   de   la tierra    son    convertidos    en    siervos    por    los    señores feudales   por   tal   de   evitar   su   fuga   hacia   las   nuevas tierras.   Los   abades   de   San   Cugat   se   convierten   en señores feudales. AMPLIACIÓN   DE   LA   ABADÍA   Y   EL   PRIMER   NÚCLEO   DE POBLACIÓN ESTABLE El   rendimiento   que   daban   las   nuevas   tierras   permitió la   ampliación   de   la   abadía.   El   siglo   XIII   marcó   el   punto culminante   de   la   expansión   del   Monasterio.   Durante esta   época   se   construyó   el   claustro   inferior   y   la   parte románica   de   la   iglesia.   La   recta   del   templo   se   levantó a   lo   largo   de   los   siglos   XIII   y   XIV,   adoptándose   el   nuevo estilo   de   la   época,   el   gótico.   También   a   finales   del siglo   XIV   se   amuralló   el   recinto   monástico,   se   procedió a   la   edificación   del   palacio   abacial   y   se   hizo   el   retablo de    Todos    los    Santos.    No    es    hasta    el    siglo    XII    que podemos     hablar     de     un     núcleo     permanente     de población    a    San    Cugat.    Es    en    este    momento    que, alrededor   de   la   parroquia   de   Sant   Pere   de   Octaviá   (al lugar    de    la    actual    plaza    del    Mercado    Viejo),    se disponen   un   conjunto   de   casas   que   seguían   el   camino que   se   dirigía   al   Monasterio   (actual   calle   Mayor).   El pueblo    se    encontraba,    por    lo    tanto,    separado    del recinto   monacal.   Es   en   este   siglo   que   la   villa   obtuvo   la concesión   real   de   poder   celebrar   feria   y   un   mercado semanal.   Los   siglos   XIII   y   XIV   estarían   en   Cataluña   una época   de   expansión:   política   (conquistas   peninsulares y     mediterráneas),     demográfica     y     comercial.     El comercio     catalán     se     benefició     del     papel     de intermediario   entre   el   mundo   musulmán   y   el   europeo. Las    ciudades    lograron    un    protagonismo    creciente    y nació    una    nueva    clase    social,    la    burguesía,    que adquiere   un   protagonismo   importante   en   las   nuevas instituciones:    las    Cortes    y    los    órganos    de    gobierno municipal.    El    pactismo    aparece    como    un    nuevo sistema   de   gobierno   y   se   basa   en   un   acuerdo   entre   la monarquía y los grupos que formaban las Cortes. LA CRISIS BAIXMEDIEVAL A    mediados    del    siglo    XIV,    el    equilibrio    población- recursos   en   Cataluña   se   rompió   por   varios   motivos.   El país     entró     en     una     fuerte     crisis     demográfica, económica    y    política.    El    campo    era    incapaz    de asegurar     la     subsistencia     de     los     labradores     que emigraron     hacia     las     ciudades;     aparecen     varias epidemias    de    peste    y    la    burguesía    es    incapaz    de competir   comercialmente   con   las   ciudades   italianas en   el   Mediterráneo.   La   crisis   desembocó   en   una   guerra civil   (1462-1472)   que   representó   una   derrota   para   el país   de   la   cual   no   se   recuperará,   y   muy   lentamente, hasta    el    siglo    XVIII.    La    guerra    civil    enfrentó    la monarquía   y   las   clases   populares   a   la   oligarquía   feudal y    la    burguesía.    El    Monasterio    se    pone    al    bando contrario   al   rey.   El   año   1471   las   fuerzas   reales   se apoderan   de   San   Cugat   y   el   rey   Joan   II   se   alojó   en   el Monasterio.   La   abadía   pierdo   su   autonomía:   a   partir de   ahora   los   abades   serán   socios   y,   a   menudo,   no vivirán   ni   en   la   abadía.   Pese   a   que   el   rey   jura   a   las Constituciones   Catalanas,   la   guerra   agravó   la   crisis con   una   fuerte   caída   de   la   producción,   el   comercio   y la población. PERIODO DE LEVE ENDEREZAMIENTO El   año   1479,   con   Fernando   II,   la   Corona   de   Aragón   y Castilla    se    unieron    dinásticamente.    Se    inicia    una política   destinada   al   restablecimiento   del   orden   social que     implicará     un     lento     y     leve     proceso     de enderezamiento    del    país.    Pero    Cataluña    será    sólo, durante   los   siglos   XVI   y   XVII,   una   pequeña   parte   de   un gran    imperio    y    restará    al    margen    de    los    grandes acontecimientos.     El     campo     mejora     aun     de     la sentencia    de    Guadalupe    (1486),    que    terminara    la situación   de   esclavitud   en   qué   vivían   los   labradores   de emancipación.    Estos    conseguirán    la    libertad    y    la posibilidad   del   dominio   útil   de   la   tierra.   La   estabilidad del   siglo   XVI   permitirá   un   cierto   dinamismo   de   los gremios      y      el      comercio      en      la      ciudad.      Este enderezamiento   del   siglo   XVI   se   notará   en   San   Cugat. Se   inició   el   desarrollo   del   casco   urbano   y   aparecen nuevos   arrabales   siguiendo   el   caminos   de   Sabadell   y Terrassa.   Son   de   esta   época   algunas   casas   aun   en   pie San    Santo    Domènec    (Can    Matas).    El    Monasterio también   se   amplía   en   este   momento:   se   hacen   las galerías     superiores     del     claustro,     se     finaliza     el campanario    y    se    pinta    el    retablo    de   Aine    Bru.    La comunidad   monástica,   siguiendo   la   tendencia   general en   los   estamentos   oficiales   del   país,   inicia   un   proceso de   castellanización.   El   año   1585,   el   rey   Felipe   II   de Castilla visitó el Monasterio. LA GUERRA DE LOS SEGADORS La    crisis    del    siglo    XVII    de    la    monarquía    hispánica afectó   gravemente   el   Principado.   Los   impuestos   que pedían    los    monarcas    españoles    por    mantener    su política     militar     provocaron     el     deterioro     de     las relaciones     entre     la     Generalitat     y     la     monarquía española.   Las   cosas   se   agravaron   cuando   España   entró en    guerra    con    Francia    y    los    campesinos    catalanes tuvieron   que   alojar   las   tropas.   En   Barcelona   estalló la    revuelta:    es    el    llamado    Corpus    de    Sangre.    La Generalitat   se   pone   al   lado   de   los   sublevados   y   pacta con   Francia   echar   de   Cataluña   a   las   tropas   españolas. Pero   el   alojamiento   de   las   tropas   francesas   trajo   el mismo    problema    que    se    había    originado    con    las españolas.    La    Guerra    de    los    Segadors    (1641-1652) acabó   con   el   Tratado   de   los   Pirineo   (1659).   Cataluña se   ve   mutilada   con   la   pérdida   del   Rosselló,   que   pasó   a depender   de   Francia.   Felipe   IV   concede   la   amnistía general   y   se   garantiza   la   continuidad   del   autogobierno de   Cataluña.   Las   revueltas   populares,   sin   embargo, se   suceden,   y   la   Generalitat   se   pone   al   lado   del   virrey español.     Se     hace     evidente     la     ruptura     de     las estructuras señoriales de poder. LA GUERRA DE SUCESIÓN La   burguesía   y   la   baja   nobleza   catalanas   apostarán por   el   archiduque   Carlos,   enfrente   de   Felipe   V,   en   la guerra   por   la   sucesión   a   la   corona   española.   La   razón para   dar   apoyo   al   candidato   se   basaba   en   el   hecho   de que    se    sospechaba,    y    de    hecho    se    demostró    más tarde,    que    Felipe    V    era    partidario    del    centralismo político   y   no   respetaría   las   instituciones   catalanas.   Las tropas   del   Borbón   asediaron   Barcelona,   que   cayó   el   11 de   septiembre   de   1714.   El   Decreto   de   Nueva   Planta abolía   la   Generalitat,   la   institución   que   durante   siglos había   regido   el   país.   A   San   Cugat   el   abad,   partidario de   Felipe   V,   se   retiró   en   Castilla.   La   abadía   hospedó   a las    tropas    españolas:    las    de    caballería    al    claustro inferior;   las   de   infantería,   al   superior,   y   los   generales al    palacio    abacial.    El    Monasterio    resultó    fuerza afectado por esta estancia. RECUPERACIÓN ECONÓMICA Paradójicamente,   a   pesar   de   perder   las   instituciones propias   de   Cataluña,   durante   el   siglo   XVIII   se   asistirá   a la   finalización   de   la   decadencia   socioeconómica   que sufría   desde   la   época   baixmedieval.   Este   hecho   se debe,    sobre    todo,    al    progreso    que    experimentó    la agricultura     (roturación     de     las     nuevas     tierras, especialización   y   comercialización   de   la   producción). También,   al   fin   de   este   siglo,   ya   se   puede   hablar   de una    incipiente    revolución    industrial,    basada    en    el textil     (estampación     de